NEOVASCULARIZACIÓN COROIDEA MIÓPICA: ANÁLISIS DE DATOS MASIVOS ARROJA LUZ SOBRE ENFERMEDAD RARA

Para la mayoría de las personas, tener miopía es una molestia que se trata fácilmente con una receta para anteojos o lentes de contacto. Pero algunas personas padecen una complicación que puede ocasionar ceguera permanente.

Se llama neovascularización coroidea miópica, y afecta a aproximadamente 41,000 personas en Estados Unidos. Ocurre cuando vasos sanguíneos nuevos y perjudiciales se forman debajo de la retina en la parte posterior del ojo. Los pacientes sufren una pérdida severa de la visión en la parte central de la vista. De no tratarse en una fase temprana, los pacientes pueden sufrir la pérdida permanente de la visión.

Debido a que se trata de una rara afección, existen pocos estudios que les ofrezcan a los oftalmólogos orientaciones sobre la mejor forma de tratarla. ¿Qué tratamientos ofrecen los oftalmólogos? ¿Cuándo tratan la enfermedad? ¿Cuál es el grado de eficacia del tratamiento?

Para encontrar respuestas, los investigadores recurrieron al registro clínico sobre enfermedades oculares de la Academia Estadounidense de Oftalmología (American Academy of Ophthalmology), el Registro IRIS® (Intelligent Research in Sight) (Investigación Inteligente a la Vista). El Registro IRIS es la mayor fuente nacional de datos en tiempo real sobre la atención oftálmica. En la actualidad reúne información clínica de 134 millones de visitas a los consultorios de más de 16,000 oftalmólogos y profesionales de la atención ocular de Estados Unidos.

“Para decirlo de manera sencilla, los datos sustentan el buen ejercicio de la medicina. Los médicos necesitamos la información más actualizada y exacta para prestar la mejor atención a nuestros pacientes”, expresó David W. Parke II, doctor en Medicina, vicepresidente ejecutivo y CEO de la Academia.

“Ello puede representar un verdadero reto cuando se trata de una afección rara. Por eso, el Registro IRIS se está convirtiendo en una potente herramienta para ayudar a guiar las decisiones de los oftalmólogos y sus pacientes”.

El resultado es el mayor estudio jamás realizado sobre esta devastadora afección. El estudio, publicado en el sitio web de Ophthalmology, la revista de la Academia Estadounidense de Oftalmología, muestra que los pacientes que reciben tratamiento en una fase temprana con un medicamento antifactor de crecimiento endotelial vascular (anti-vascular endothelial growth factor, anti-VEGF) experimentaron una mejora significativa de la visión. Los pacientes que no recibieron tratamiento perdieron visión. Los medicamentos anti-VEGF van dirigidos a una sustancia química del organismo que provoca la formación de vasos sanguíneos anormales debajo de la retina. Bloquear el VEGF reduce la formación de vasos sanguíneos y desacelera sus fugas, ayuda a disminuir el ritmo de la pérdida de visión, y en algunos casos mejora la visión.

Este estudio también mostró que los pacientes no necesitaron más de tres inyecciones de medicamento anti-VEGF durante un año para lograr una mejora significativa de la visión.

De igual importancia, el estudio ha demostrado nuevamente que el Registro IRIS es una eficaz herramienta para extraer perspectivas de los patrones de diagnóstico, prevención y tratamiento reales de las enfermedades oftálmicas en Estados Unidos.

 

Fuente: visite http://www.aaojournal.org.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s