DMAE Y EDEMA MACULAR DIABÉTICO, QUE NO ACABEN EN CEGUERA

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) y el Edema Macular Diabético (EMD) son dos enfermedades de la retina de distinto perfil que pueden acabar en ceguera.

Para impedirlo, el diagnóstico precoz y el avance de los tratamientos son elementos estratégicos. “Desayunos de salud” ha debatido y analizado estas patologías con dos especialistas, los doctores Félix Armadá, jefe de Oftalmología de La Paz, y Lorenzo López Guajardo, experto en retina del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares

La DMAE es crónica y deteriora el ojo y es una de las principales causas de pérdida de visión grave entre los mayores de 50 años; el EMD también es crónico, consecuencia de la Retinopatía Diabética y la complicación ocular más frecuente en los diabéticos.

Son dos enfermedades que van en aumento y por ejemplo, donde antes se ponían una o dos inyecciones intraoculares, ahora se pueden poner 200 en una semana.

“Desayunos de salud. Conocimiento y bienestar”, los debates que EFEsalud organiza con la colaboración de Novartis, ha reunido a los doctores Félix Armadá y Lorenzo López Guajardo, expertos en retina, para aportar sus conocimientos y experiencia.

DMAE versus EMD

¿Qué diferencias hay? ¿Qué similitudes tienen?

Doctor Félix Armadá: Son en volumen las dos patologías, sobre todo la DMAE, más importantes que tenemos ahora en las consultas de retina. El número de pacientes aumenta año a año y sistemáticamente. Son enfermedades vinculadas al mundo occidental, al sedentarismo. Y a la longevidad.

Hemos tenido que reestructurar las consultas ante el volumen de pacientes y tiene mucha importancia cogerlas pronto, que el diagnóstico sea precoz.

Doctor Lorenzo López Guajardo:  Son enfermedades cuyo tratamiento hasta hace poco era deficiente y de corto recorrido, y ahora mismo hay nuevos fármacos con un cambio en el paradigma del abordaje; y se han convertido en enfermedades crónicas.

Y lo que es una ventaja para el enfermo es un problema para el sistema, ya que hace falta tratamiento periódico, revisiones periódicas, y nos vemos saturados.

En cuanto al Edema Macular Diabético (EMD), afecta a personas en edad laboral y la discapacidad del enfermo no solo tiene que ver con su quehacer diario, sino con su desarrollo laboral.

En España hay unas 5 millones de personas diabéticas, el 20/30 por ciento acuden a sus revisiones, el resto no. Y hay que ir aunque sea pesado y molesto, y como mínimo una vez al año; se pueden evitar daños importantes en la función visual.

Revisiones oftalmológicas

¿Cada cuánto tiempo hay que revisar la vista?

Dr. Félix Armadá: La edad es muy importante en el momento de las revisiones, en una persona joven, por ejemplo de 30 años, debe hacerla cada dos o tres años si no tiene síntomas. Y, a partir de los 50 años, la cortical es densa y las tensiones oculares aumentan, anualmente.

La DMAE puede aparecer en esta edad; a partir de los 55/60 años es obligado un fondo de ojo, valorar antecedentes familiares, ya que es una enfermedad con carga genética importante, y hacer una revisión anual, además del seguimiento, autoexploración y atención del propio paciente.

Esta enfermedad cogida pronto, al inicio, no tiene nada que ver con un diagnóstico tardío. En los inicios, el paciente puede mantener incluso visiones de conducción de coches con los tratamientos que tenemos ahora; sin embargo, evolucionada es muy mutilante y causa de ceguera con relativa rapidez.

Enfermedades que no duelen

¿Qué señales alertan?

Dr. Lorenzo López Guajardo: Estas enfermedades no duelen. Tanto en la DMAE como en el EMD el problema puede ser asimétrico, en un ojo si y en el otro no, y como no duele y sigues viendo, la gente no se da cuenta.

Dr. Armadá: Las enfermedades de la mácula, que es la parte central de la retina, es donde están las neuronas y los fotorreceptores con los que vemos el detalle, los colores, por ejemplo.

La mácula los síntomas que empieza a dar son visión ondulada, torcida, líneas no rectas, faltan trozos en las palabras. No es una visión turbia o borrosa, sino deformada, que acaba en mancha negra central.

Dr. López Guajardo: Esto en la DMAE, y en el EMD la visión es borrosa, pero los pacientes se acostumbran a una mala visión y tardan en ir a la consulta. Creen que ven bien, pero no es así.

DMAE
El doctor López Guajardo explica la evolución de estas patologías/EFE/Javier Liaño

Dr. Armadá: Los humanos tenemos mucha resistencia, y a veces cuando pasa algo nos decimos ´ya se quitará´ y esperas. Y cuando quieres ir al oftalmólogo tal vez han pasado dos meses y en la DMAE, en mes o mes y medio si se desarrolla de forma agresiva, se lleva la visión por delante.

Es importantísimo que la población conozca los síntomas de estas enfermedades cada vez más frecuentes, y si tienen síntomas, que no lo dejen y vayan al especialista lo antes que puedan a chequearse. Cogerlo a tiempo es fundamental.

Dr. López Guajardo: Asociamos dolor a gravedad. La diabetes no duele. Ojalá doliera.

Prevención

¿Estas patologías se pueden prevenir?

Dr. Armadá: El desarrollo de la DMAE no se puede prevenir a día de hoy. Se trata de ralentizar la evolución, pero no hay ningún tratamiento preventivo. Empieza seca y evoluciona hacia formas húmedas/vasculares que llevan a la ceguera.

La mejor prevención son las revisiones, el conocimiento de la enfermedad y cogerla cuando empieza, eso es lo mejor que podemos hacer, sin embargo la diabetes es otra historia…

Dr. López Guajardo:  En el EMD la enfermedad de base es la diabetes, la retinopatía diabética; en la diabetes tipo 2, la que tiene mayor incidencia, el estilo de vida tiene mucho que ver: la obesidad, el sedentarismo, contribuyen a que personas en el límite pasen a ser diabéticos.

Ahí puede haber prevención primaria, y muy importante es que el paciente sea copartícipe de su enfermedad; en la DMAE poco tiene que hacer, cuidar sus revisiones, seguir los tratamientos médicos, pero en el Edema Macular con el control metabólico, los niveles de glucosa controlados a base de dieta y ejercicio, la supervisión de la tensión arterial, una regular ingesta de lípidos… son elementos que influyen en la evolución de la enfermedad.

Hay enfermedades en las que el paciente es simplemente víctima, pero en otras es corresponsable y su actitud juega un papel importante.

Son dos enfermedades con distinto perfil, pero en ambos casos, los tratamientos han avanzado muchísimo.

La progresión de las terapias

DMAE
Los doctores con el director de EFEsalud y moderador del debate, Javier Tovar/EFE/Javier Liaño

¿En qué momento están los tratamientos?

Dr. Armadá:  Van hacia delante. El ser humano tiene una capacidad de crear, innovar, investigar que no podemos ni imaginar. Hace 10 años pacientes con estas patologías se quedaban ciegos; hoy día no, trabajan, conducen. Si el diagnóstico es precoz, las perspectivas son mucho mejores, se controla la enfermedad, hay fármacos para ello.

Dr. López Guajardo: En el EMD hasta hace poco era el láser lo que se utilizaba, y destruía tejido y tenía eficacia en el momento. Comparado con los fármacos que tenemos ahora, los antiangiogénicos, que se pinchan en el ojo, tienen poca relación con lo de hace una década.

Los antiangiogénicos de inicio generan rechazo, pero su beneficio es increíble; no molestan, hay que quitar estos miedos  y pincharse las veces que haga falta; en el primer año 6/7/8 veces y se mantiene la capacidad visual, se puede continuar trabajando y haciendo una vida normal. Esto no existía hasta hace poco.

¿Cómo se puede gestionar el aumento en el volumen de pacientes?

Dr. Armadá: Cuando este señor y yo empezamos hace mas de 20 años, poníamos una inyección a la semana o dos, y en la consulta. Hoy en día, se ponen en La Paz 170/200 inyecciones a la semana. Hay sesiones con 70/80 pacientes, e inyectar en el ojo no es complicado, pero no es dar una pastilla. Hay que hacerlo con esterilidad, anestesiar, con asepsia, evitar infecciones… y el volumen de revisiones se sitúa en cada cuatro, seis, ocho semanas durante años.

Nos hemos adaptado. Hemos creado unidades específicas para el tratamiento, con días y quirófanos específicos, circuitos ágiles y rápidos, de manera ordenada. Se hace de forma continuada y con buenos resultados, no hay apenas listas de espera.

Dr. López Guajardo: Estos problemas de salud van a crecer, hacen falta recursos porque irán a más.

La anestesia son gotas, una inyección dura segundos. El paciente está tumbado. Hay que quitar el miedo, la primera vez sobrecoge, pero luego no.

Dr. Armadá: Este tratamiento intraocular no afecta a otros órganos, no tiene efectos secundarios.

Dr. López Guajardo: Al llegar el fármaco de manera directa al ojo, el enfermo nota el efecto enseguida y al día siguiente experimenta beneficios visuales.

Combatir la ceguera

¿Cuál es el reto?

Dr. Armadá: El reto es la prolongación del efecto, que dura poco y hay que revisar, pero lo importante es que la enfermedad esté controlada. Tenemos herramientas en fármacos y tecnología que hace 10 años eran impensables.

Dr. López Guajardo: En el control de la enfermedad será importante el papel de la telemedicina. Las retinografías. Evitar desplazamientos.

Dr. Armadá: Ha cambiado mucho el conocimiento de la enfermedad en la sociedad, hace 10/15 años nadie sabía que era una Degeneración Macular, ahora está en la calle, y se sabe que es una enfermedad seria. Hay conciencia del paciente, viene la inmensa mayoría a tratarse, no falla nadie, o casi nadie.

Dr. López Guajardo: El retorno que se tiene es alto, esto no me lo pierdo piensa en paciente, porque mantiene la visión.

Dr. Armadá: El objetivo de los tratamientos es combatir y reducir la ceguera y que haya más gente activa, que pueda conducir, leer, trabajar, ser productivo… estos tratamientos mantienen la vida normal.

En los mayores también, pueden ver la cara del nieto, leer las facturas del banco, etc… Son tratamientos que han venido a revolucionar la vida de la gente y son capaces de disminuir los ciegos legales, no los que no ven nada, pero hay que diagnosticar y tratar pronto, al inicio, que se comprenda la enfermedad, los síntomas, sin pereza de ir al médico.

Dr. López Guajardo: En la EMD, primero: conseguir que vaya a revisión mucho más del 20/30 por ciento. Más concienciación.

Segundo: corresponsabilidad con la diabetes y ayudar en su control para que el desarrollo de la enfermedad sea lento.

Tercero: que estas enfermedades crónicas cuenten con más recursos en los servicios de salud, de tiempo, farmacéuticos, personal…

Dr. Armadá: En la DMAE, es importante que se conozca la patología, revisiones, diagnóstico precoz, acudir rápido al médico si hay síntomas, todo para evitar la ceguera.

Y desde el punto de vista médico avanzar en tratamientos mas duraderos y potentes, y esto va a ocurrir. Las perspectivas son buenas y hemos avanzado muchísimo en 10 años.

 

AGRADECEMOS A JAVIER TOVAR Y A JAVIER LIAÑO ESTA ENTREVISTA.

FUENTE: /EFE/JAVIER TOVAR/GREGORIO DEL ROSARIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s