PERSONAS CON DISCAPACIDAD VISUAL E INVIDENTES CRITICAN LAS OBRAS DE CHUECA

Una de las calles de plataforma única en Chueca.

El Comité de Representantes de Personas con discapacidad (CERMI) en Madrid lleva meses enfrentado al Ayuntamiento de la capital. El motivo del desencuentro son 20 centímetros, los que miden las bandas abotonadas que el Consistorio ha puesto en el suelo -durante las obras de remodelación del barrio de Chueca- para separar la acera de la calzada, ya que las calles se han diseñado como plataforma única, esto eso, con todo al mismo nivel.

Una propuesta urbanística que, según el CERMI, «constituye un claro ejemplo de malas prácticas», pues señala, en declaraciones a ELMUNDO, que «es un peligro para las personas con discapacidad visual, que no distinguen en la plataforma única si están por la carretera o por la acera y que las bandas táctiles de botones que han puesto son demasiado estrechas y no sirven». Por eso, piden que se aumenten, al menos, a 40 centímetros.

El colectivo reconoce que se reunió con responsables del Consistorio antes de Semana Santa y que quedaron en darles una solución, pero que lamentan que ésta aún no ha llegado. «Están aplicando unas actuaciones a sabiendas de que son erróneas», lo que «indica una total falta de implicación del Ayuntamiento en la accesibilidad dirigida a las personas con discapacidad visual o con problemas de comprensión».

El portavoz municipal del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha estado junto al secretario general del CERMI, Luis Miguel López, visitando las obras de Chueca, que consisten en la remodelación de 11 calles y se prevé que acaben este verano, y denunció que «el Gobierno de Manuela Carmena muestra muy poca sensibilidad hacia estos colectivos». Recordó el popular que «en el Pleno de Cibeles se aprobaron por unanimidad 100 medidas para mejorar la accesibilidad, pero han sido incumpidas por este Gobierno, que no hace caso de los acuerdos del Pleno».

En el Consistorio son conscientes de estas reclamaciones y aseguran que están manteniendo reuniones con los afectados. «Se han llevado a cabo todas las aportaciones que CERMI había pedido durante las obras», afirman desde el Área de Políticas de Género y Diversidad, que encabeza Celia Mayer. En el último encuentro que mantuvieron hace dos semanas se trataron las medidas de los relieves, pero desde el Ayuntamiento admiten que “los 40 centímetros son difíciles de cumplir por la planificación urbanística antigua», añaden.

Uno de los técnicos municipales explica a este periódico que «la obra de Chueca se está haciendo con el parámetro de la accesibilidad en la cabeza». Ahora «estamos viendo si se puede hacer algo más para mejorar la accesibilidad, pero ampliar la banda de botones no es viable por la dimensión de la calle». Según este experto, «si se amplía esa banda a 40 centímetros se generarán problemas de accesibilidad a las personas en silla de ruedas o que lleven carritos».

El Ayuntamiento dice que está «buscando alguna solución», pero CERMI denuncia que se «hayan hecho las cosas mal desde el principio»

 

 

FUENTE. ISABEL F. LANTIGUA/ EL MUNDO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s