CIRUGÍA EN TRES DIMENSIONES: NUEVAS TÉCNICAS PARA LA OFTALMOLOGÍA DE PRECISIÓN

La oftalmología siempre ha sido una disciplina muy vinculada a la tecnología. Su gran desarrollo en los últimos años ha tenido una repercusión en la práctica clínica, con procedimientos cada vez más precisos. Barcelona ha sido la sede de la última edición del Congreso Mundial de Oftalmología(WOC, en inglés). Con más de 8.000 oftalmólogos llegados de todos los rincones del mundo, el WOC ha servido para conocer al detalle las últimas innovaciones.

Una de las más revolucionarias es la de la cirugía en 3D, que supondrá un gran avance en operaciones que requieren una alta precisión, como las de retina, y que hasta ahora se llevaban a cabo a través de microscopios quirúrgicos. “Pero estos tienen limitaciones físicas. Trabajar con una pantalla que te amplifica el tamaño de la imagen y te da muy buena calidad supone un gran cambio”, explica José García-Arumí, el IMO y que ofreció diversas charlas en el WOC para explicar las ventajas de este nuevo abordaje.

“Una de las principales es que la luz que se necesita para iluminar la retina puede ser un 30 por ciento inferior que la que se emplea con un microscopio. La alta definición de estas pantallas y cámaras 4K permite trabajar en estas condiciones bajas de luz. La toxicidad que produce cuando se está trabajando dentro del ojo disminuye también”, continúa García-Arumí, quien resalta además cómo se pueden diferenciar mucho mejor las capas de la retina o poner filtros de colores para diferenciar las estructuras en el ojo.

Hasta la fecha, este tipo de tecnología no se había desarrollado lo suficiente para poder ser empleada. “No teníamos una buena estereopsis para poder trabajar. Hay que tener en cuenta que por ejemplo para disecar una membrana que está en la superficie de la retina, que tiene 15 micras de grosor, necesitas una muy buena capacidad de profundidad o no puedes hacerlo”. Sin embargo, los últimos avances en tecnología 4K, y pronto en 8K, han superado este escollo.

Vitrectomía ultrasónica

Pero no es esta la única novedad presentada en el WOC. Otro de los temas estrella ha sido el de la vitrectomía ultrasónica. “En vez de utilizar la guillotina tradicional para cortar el humor vítreo, se utilizan ultrasonidos. Esto permite cortar a unas frecuencias muchísimo más altas“, explica García-Arumí. Otras de las novedades destacadas son los trasplantes del epitelio pigmentario para estimular el crecimiento de las células y mejorar la visión o en agujeros maculares utilizar un trozo de la retina periférica y colocarla en el centro, para que ésta cierre la brecha.

  • La exploración mediante tomografía de coherencia óptica, OCT, permite detectar alteraciones en la retina antes de que el paciente presente signos

Otro de los campos en los que se han presentado muchas novedades es el de la corrección del astigmatismo, tanto a nivel de paciente joven con cirugía láser como en los pacientes con cataratas con lentes que incluyan una corrección del defecto. En ambos casos, las nuevas técnicas ofrecen una mejora significativa en la precisión de la operación. “La gran dificultad en estas operaciones es que hay que adaptarse a cada ojo en concreto, centrar el tratamiento en el radio del ojo que corresponde exactamente. Esta es una de las razones por las que, tradicionalmente, el astigmatismo es más difícil de corregir que la miopía o la hipermetropía”, cuenta Daniel Elies, también del IMO.

Hoy en día se han desarrollado nuevos sistemas de guiado, localización y reconocimiento del irisy de los vasos de la conjuntiva que permiten alinear exactamente el tratamiento en el lugar preciso en el que hay que hacerlo. “En los pacientes con cataratas es algo parecido. Existen las lentes tóricas, que corrigen el astigmatismo, pero que requieren ser colocadas en la posición adecuada”. Para esto se han desarrollado mejoras a nivel tecnológico de forma que, mientras el cirujano está operando, unas líneas sobreimpuestas en el microscopio le indican exactamente dónde debe ubicar la lente.

Todo este desarrollo tecnológico se traduce en una mayor precisión y seguridad, así como en una reproducibilidad asegurada. Sigue restando la variable humana, ya que no todo el mundo cicatriza de igual forma, por ejemplo, pero la mecanización y robotización ayudan a controlar todo esto. “Pero aun así no debemos obsesionarnos con la última tecnología. Un Ferrari puede ser un coche fantástico, pero a lo mejor no se adecúa a mis necesidades y a mí me iría mejor un 4×4. Aquí pasa lo mismo. Si tú indicas una técnica fantástica a un paciente concreto que no le corresponde, el resultado no va a ser el adecuado”, puntualiza Elies.

Envejecimiento poblacional

El envejecimiento progresivo de la población planteará nuevos retos a la oftalmología. Las cataratas son una de las principales preocupaciones al estar muy relacionadas con la edad, pero no es la única. La degeneración macular también es otra de las patologías donde la edad es un factor clave. “Afortunadamente, ahora tenemos la oportunidad de tratarla y en el futuro habrá nuevos fármacos y tratamientos que la mejorarán. Pero también es importante un diagnóstico precoz”, apunta José García-Arumí.

Y aquí juega un papel determinante una nueva técnica diagnóstica, la tomografía de coherencia óptica u OCT. “Es una exploración que permite detectar alteraciones a nivel de la retina antes de que el paciente tenga síntomas y de que se produzca una disminución de la visión. Así podemos actuar antes de que haya un daño ya permanente a nivel de la retina y se pueda revertir el problema”.

Aunque sin duda el gran reto de la oftalmología en los próximos años será la miopía, una patología que aún no se ha podido definir exactamente, pero en la que parece que pueden influir hábitos como la exposición a la visión cercana masiva, y que ha visto cómo se incrementaba su prevalencia en todo el mundo de forma brutal. “Sobre todo en países asiáticos es un problema serio de salud. Estamos hablando de que en algunos de ellos tienen hasta un 90 por ciento de toda su población con miopías de seis, ocho o incluso diez dioptrías”, señala Daniel Elies. “Uno de los grandes focos de estudio está en buscar formas para evitar o revertir este incremento tan grande de pacientes miopes. Porque al final no es solo operarlo con láser y se terminó. Si la retina, el ojo, han sido miopes, aparecen toda una serie de efectos secundarios”.

FUENTE: DIARIO MÉDICO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s