APP & TOWN, UNA START UP PARA DESPLAZARTE POR CIUDADES

Iconos, rutas personalizadas, sistemas de audio o un centro de control que alerta al usuario si se sale de la ruta establecida y le presta apoyo para reconducir su destino. Estas funcionalidades pueden ser de gran utilidad para personas con discapacidad a las que, algo tan aparentemente sencillo como ir de casa al trabajo o saber en qué parada de bus hay que bajarse, puede convertirse en un problema.

Es la apuesta de “App & Town”, una aplicación que nace para mejorar el desplazamiento de todo tipo de personas, en especial, las que tienen discapacidad visual o intelectual.

Y es que, moverse libremente por la ciudad, debería estar al alcance de cualquiera. Sin embargo, muchas personas se encuentran con grandes problemas en su día a día, a la hora de hacer desplazamientos que, aunque para muchos parezcan rutinarios, para otros pueden generar grandes dificultades. “Alguien que tenga discapacidad visual o intelectual no puede permitirse un fallo de precisión en su geolocalizador, tiene que saber a ciencia cierta en que calle está y hacia donde debe desplazarse” explicó Jordi Roig, profesor invidente de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y fundador de App&Town.

Roig se percató pronto de lo caro que puede salirle para muchos un fallo, por pequeño que sea, en el sistema de localización. Vive en primera persona las dificultades de desplazamiento que sufren las personas con discapacidad. Fue por esta razón que puso en marcha un proyecto académico en la UAB que, años después  -en 2016-,  vino a revolucionar el mercado de la accesibilidad en España.

Mejorar el desplazamiento de las personas con discapacidad

La startup de Max Factory traza rutas mediante un sistema más preciso de geolocalización personalizada. Se ha comercializado bajo el nombre de “App&Town”. Esta Spinup de la UAB, pretende cambiar a mejor el desplazamiento de las personas con discapacidad en el transporte público.

Iconos, rutas personalizadas, sistemas de audio, junto con la atención permanente de un centro de control que alerta al usuario si se sale de la ruta establecida y le presta apoyo para reconducir su destino. Todos estos ingredientes hacen de esta startup, un proyecto capaz de dar un vuelco a la accesibilidad de las personas con discapacidad, de aportarles las herramientas suficientes para que pueden moverse de una vez por todas con libertad.

“Las funcionalidades de la aplicación no se limitan a informar a cuantos metros tiene que girar a la derecha el usuario. Ponemos referentes espaciales conocidos y personalizados como podría ser el quiosco de al lado de su casa o la estación de metro. Al fin y al cabo, se trata de adaptarse a cada persona y su discapacidad concreta” explicó Faustino Cuadrado socio y CEO de App&Town. Y por supuesto que lo ha hecho. Las personas con discapacidad intelectual o visual ya cuentan con una aplicación que les da la suficiente autonomía para personalizar sus propias rutas, para, en definitiva, tener verdadera libertad de movimiento. Ese es, según los fundadores de la app, la clave del éxito de su negocio.

Crecimiento exponencial

Desde 2016, las cifras de facturación de esta startup catalana no han parado de crecer. Mientras que en el año de su fundación apenas llegó a los 30.000 euros de facturación, a finales de 2018 superó los 200.000.Para este 2019 esperan dar el brinco a los 300.000 euros anuales. Sin embargo, los negocios de estas características -aseguró Cuadrado- no lo tienen nada fácil. La financiación es el principal problema de los proyectos con impacto social. “Resulta complicado vender una idea que, por su naturaleza, tiene un mercado aparentemente limitado. Muchos inversores dudan a la hora de apostar por este tipo de negocios”.

Más aún, cuando se trata de un sistema que, en buena medida, se enfoca al uso por parte de las administraciones. “Muchas veces aunque quieran, las administraciones públicas no pueden comprar nuestro producto porque directamente no lo tienen disponible en su catálogo” explicó el CEO de App&Town.

En cuanto al B2C (Venta del negocio al consumidor), aunque no está en marcha aún, ya que el sistema se vende a través de operadores de movilidad se espera ponerlo pronto a la venta directa al usuario por unos 15 euros mensuales. Son muchas las dificultades para adaptar un sistema de estas características al bolsillo del consumidor.

Por esta razón, esta startup no ha parado de crecer. Buena parte de la responsabilidad, según el CEO, la tiene el enfoque del proyecto. “No nos limitamos a nada ni a nadie. La clave de la inclusión no está en hacer un proyecto por y para personas con discapacidad, si no crear una aplicación que pueda usar todo tipo de personas, entre ellas, por supuesto las personas con cualquier tipo de discapacidad” concluyó Cuadrado.

 

FUENTE; AUTÓNOMOS Y EMPRENDEDOR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s